Los revestimientos interiores, como todos los elementos constructivos, tienen una duración limitada. Suelen estar expuestos al desgaste por abrasión, rozamiento y golpes.

Son materiales que necesitan más mantenimiento y deben ser sustituidos con una cierta frecuencia. Por esta razón, se recomienda conservar una cierta cantidad de los materiales utilizados para corregir futuros desperfectos y en previsión de pequeñas reformas.

Los pavimentos son materiales que necesitan un buen mantenimiento y una buena limpieza y que, según las características han de sustituirse con una cierta frecuencia.

Las piezas desprendidas o rotas han de sustituirse rápidamente para evitar que se afecten las piezas contiguas.

Los materiales cerámicos de gres exigen un trabajo de mantenimiento bastante reducido, además de no ser atacados por los productos químicos normales.

Su resistencia superficial es variada, por lo tanto han de adecuarse a los usos establecidos. Los golpes contundentes pueden romperlos o desconcharlos.

Limpieza

Como norma general, se evitará el contacto con elementos abrasivos. El mercado ofrece muchos productos de limpieza al usuario que le permiten mantener los pavimentos con  eficacia  y  economía.

El agua es un elemento habitual en la limpieza de pavimentos, pero debe utilizarse con prudencia ya que algunos materiales, por ejemplo, la madera, se degradan más fácilmente con la humedad, y otros materiales ni tan sólo la admiten, por ejemplo, la moqueta.

Los productos abrasivos como la lejía, los ácidos o el amoníaco deben utilizarse con prudencia, ya que son capaces de decolorar y destruir muchos de los materiales de pavimento.

Los productos que incorporan abrillantadores no son recomendables ya que pueden aumentar la adherencia del polvo.

Suelos de baldosas

Evitaremos rayar este tipo de suelo arrastrando objetos sin deslizadores o tapas.

Si con el paso del tiempo observamos fisuras en las juntas, procederemos a taparlas con cualquier tipo de sellador.

Suelos de madera

En los suelos de madera deberemos tener especial cuidado, para ello, a los objetos de peso les pondremos unas tapas o deslizadores para evitar rayarlo.

En la estación calurosa o en la que utilicemos la calefacción de un modo fuerte, colocaremos recipientes de agua para que mantengan la humedad ambiental, si no, podría darse mermas en la madera.

Debemos  evitar  vertidos  líquidos,  recogiéndolos inmediatamente, igualmente hay que eliminar la humedad continua provocada por macetas…etc., ya que ocasionaría

el levantamiento de las tablas.

  • Limpieza

La limpieza la realizaremos con mopa o trapo seco.

En caso de manchas se puede humedecer, secándolo de inmediato.

  • Mantenimiento

A limpiar

Cada mes: Limpieza con mopa aplicando un spray especial para parquet y algún tipo de cera especial para el mismo.

A renovar

Cada 10 años: En caso de parquet lijar y barnizar.

Techos

Hay que tener especial cuidado de no colgar una carga excesiva en el espesor del revestimiento.

Si tuviéramos que modificar el soporte para la lámpara, hay que realizar una correcta sujeción.

Hay que tener en cuenta que sobre los techos de nuestra vivienda es posible que se encuentren conducciones eléctricas que podrían dañarse e incluso provocar un accidente, por lo que nos informaremos de los trazados ocultos de las instalaciones.

Es muy habitual que aparezcan fisuras longitudinales en las nuevas viviendas, dadas por la dilatación producida por el cambio de temperatura, si esto se diera, con emplastecer y después pintar sería suficiente para su eliminación.

Paredes

Debemos tener especial cuidado a la hora de taladrar en las paredes, ya que hay conducciones eléctricas, de agua, de teléfono, etc., que podrían dañarse e incluso provocar accidentes, por lo que debemos informarnos por donde transcurren estas conducciones ocultas.

  • Limpieza

Para las paredes con pintura al temple, utilizaremos una bayeta seca suave o plumero, nunca agua ni sustancias húmedas, podría provocar desgaste en el yeso.

Para la limpieza de pinturas plásticas, la realizaremos mediante bayeta húmeda en agua jabonosa o bien en seco con plumero.

Compártelo si te ha gustado
Cerrar menú